Espacio cardio protegido

cardioprotegido

Factory Fit cuenta en sus instalaciones con un desfibrilador automático.
Cada minuto que transcurre sin actuar desde que se produce el paro cardíaco, se reducen las probabilidades de supervivencia entre el 7% y el 10%.

Dada la importancia de luchar contra los paros cardíacos repentinos, tanto el Ministerio de Sanidad como las correspondientes Consejerías de Sanidad a nivel autonómico han aprobado decretos que regulan y recomiendan el uso de los desfibriladores en entorno extra hospitalario.

Factory Fit, al ser un espacio cardioprotegido, dotado de un desfibrilador, puede garantizar que en caso de que se produzca un paro cardiaco repentino en sus instalaciones, está preparada para actuar eficientemente como primer interviniente hasta la llegada de los servicios de emergencia, con el fin de poder así conseguir las mayores tasas de supervivencia posibles.